Despidiendo Chile

Posted on

Tras meses de espera y planificación de viaje, llegó el tan ansiado 2 de marzo, fecha para la cuál estaba programado nuestro vuelo a Vancouver desde hace más de 6 meses. Las últimas semanas antes de emprender el vuelo, fueron movidas y muy acontecidas…

A Pepe, por su parte, le anduvo jugando una mala racha la salud y la suerte…le encontraron 3 hernias en la columna y los negocios que hizo fueron un completo desastre. Lo único que esperaba este pobre hombre era volver a su querido Squamish, pueblo donde estuvo trabajando y escalando tan solo unos meses atrás.

La Rosario, por otro lado, no dejó su pega en el colegio hasta dos días antes de partir y vendió aceite de oliva hasta el día q se fue. Las últimas dos semanas tuvo despedidas de amigas y familia todos los días, así que entre la pega y el carrete para lo que menos tuvo tiempo fue para dormir. Con decirte que la maleta la hizo el mismo día que partieron !

Pero bueno… el esperado 2 de marzo llegó, y la familia y amigos más cercanos estuvieron hasta las últimas despidiendo en el aeropuerto a estos dos aventureros.El vuelo de Chile a Los Ángeles, CA. fue tranquilo y sin novedad. Tan tranquilo que Pepe se durmió incluso antes de despegar !

Llegando a Estados Unidos surgieron las primeras anécdotas del viaje… Tras una entrada temerosa por policía internacional  -nos mandaron por otra fila, con la papeleta de entrada rechazada, Pepe sufrió la casi pérdida de una de sus zapatillas en la cinta de escaneo. La gracia ameritó video y risas a pesar de la presencia de un serio y poco amistoso guardia de seguridad.

Con ambas zapatillas bien puestas y mucha paciencia, esperamos las 7 horas de escala, con el optimismo y relajo que caracteriza a dos viajeros en su primer día de paseo jajaja.

El vuelo de Los Ángeles a Vancouver fue cortito -solo 3 horas- pero la espera de las maletas fue realmente eterna.

Lo que nos preocupaba era que se hacía de noche, y había que llegar a tiempo a Squamish a buscar la camper a la casa del mítico viejo Hans… Ex jefe de Pepe con genio cambiante que nos guardó la camper en su casa estos 3 meses.

Pero como la suerte estaba de nuestro lado, un amigo Mexicano (Mau) que Pepe conoció trabajando con el viejo Hans, ofreció pasar a buscarnos al aeropuerto y llevarnos a Squamish.

Justo ese día Mau salió más tarde del trabajo, así que nos tocó descubrir desde el paradero el frío que hacía en Vancouver… pensar que 30 horas atrás caían los patos asados en Santiago, CH. !!

Entre risas y conversa llegamos finalmente a Squamish -nuestro destino final- pero como la casa del viejo Hans se veía apagada y ya estaba oscuro, Mau nos ofreció quedarnos en la casa donde él se hospeda.

Esta casa es de un matrimonio joven -Jake y Marie- que arriendan una de sus piezas a Mau. Son escaladores y muy amorosos ! Nos acogieron en su casa, nos prestaron pieza, ducha y nos llevaron a tomar un desayuno exquisito al día siguiente a un lugar muy bonito.

Con guatita llena y corazón contento, llegó el momento más esperado de todos… llegar finalmente a nuestra casa!!

El viejo Hans nos recibió con cariño y la Rosario no podía más de la emoción y alegría de conocer al fin la casa que nos acompañará en esta aventura viajera por 1 año !!

Salimos andando en nuestra casa con ruedas próximos a escoger un buen lugar donde estacionarla, y con toda la emoción de instalar nuestros bolsos y equipar nuestro hogar

Salimos andando en nuestra casa con ruedas próximos a escoger un buen lugar donde estacionarla, y con toda la emoción de instalar nuestros bolsos y equipar nuestro hogar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *